AFEITADO CLÁSICO

Una navaja de afeitar, un buen jabón, una brocha de tejón para que disfrutes de una experiencia única. El placer del afeitado clásico.

Afeitarse es una tarea que debes hacer a menudo. En muchas ocasiones lo haces de forma rápida, sin cuidar los productos y elementos que utilizas para ello. Al final acabas con la piel irritada y enrojecida. Y es que no somos conscientes de lo agresivo que es para la piel afeitarse con maquinilla, productos no adecuados y deprisa y corriendo.

Con un afeitado tradicional esto no ocurrirá. Antes de nada hablaré contigo para saber si quieres una forma específica. Y te asesoraré para que sepas que es lo mejor te sentará dependiendo de tus gustos y tus facciones.

Para que tu piel no sufra con un masaje facial te aplicaré unos aceites orgánicos que prepararán tu rostro y te ayudarán a relajarte. Te colocaré unas toallas calientes en la zona del cuello que además de ayudar a abrir los poros para que el afeitado no sea agresivo, te hará disfrutar de un momento lleno de placer.

Con la navaja, el jabón y la brocha de toda la vida te afeitaré tomando todo el tiempo que sea necesario, sin prisas ni estrés, porque ese momento es para ti. Una vez acabado, cerraremos los poros con toallas frías que evitarán que te entre suciedad y se creen poros negros. Y para finalizar un masaje con un after shave especial para que tu sensación de relajación sea máxima y salgas de la barbería con el afeitado que deseas y la sensación de relax de haber disfrutado del único momento del día para estar contigo mismo.